Etiquetas

, , , , ,

No sé a vosotros, pero a mí, dueña de dos gatos, todas las clínicas veterinarias que he conocido hasta el momento me han parecido iguales. Blancas, asépticas, impersonales, algunas más limpias que otras…pero nunca había visto ninguna que le diera a este “hospital” para nuestros mejores amigos un toque más personal y acogedor a sus instalaciones, hasta ahora.

Esta clínica es obra de la arquitecta Filipa Ferrerira que, al ver el espacio, se  propuso proporcionarle un ambiente más acogedor. Esto lo consigue con la utilización de  colores pasteles y añadiendo elementos de decoración tradicional portuguesa.

A pesar de que la clínica se encuentra en una zona rural, Filipa crea un lugar lleno de elementos de la arquitectura contemporánea sin perder de vista el objetivo: “crear un espacio tan cristalino como sea posible”.

 

Anuncios